La Maravillosa Isla del Coco

21 Jul 2020No hay comentarios

Costa Rica es un país privilegiado. Desde 1948 no tenemos ejército, somos una nación soberana, gozamos de un sistema de elección democrática, es uno de los países más estables de América y posee fuertes políticas para la protección del ambiente.

Nuestra principal fuente de ingresos la constituye el turismo. Recibimos visitantes mayormente de Estados Unidos, Canadá y países de la Unión Europea. Les encanta nuestro país por poseer en un espacio tan pequeño dos océanos, selva tropical, montañas y muchísima aventura.

Nuestro país se encuentra en la región neotrópico, esto significa que tenemos un delicioso clima tropical que define muy bien solo dos estaciones: seca y lluviosa.

Un Paraíso de Biodiversidad

El 6% de la biodiversidad del mundo está en Costa Rica. Albergamos cientos de especies de mamíferos, aves, anfibios, reptiles y peces.

Su área es de 51 100 kilómetros cuadrados de los cuales 23.85 kilómetros pertenecen a la maravillosa Isla del Coco. La extensión de este paraíso es de 2400 hectáreas terrestres y 97235 marítimas.

En 1869 el presidente de la República Jesús Jiménez Zamora ordenó que la Isla del Coco se incluyera dentro del territorio costarricense. Desde entonces son muchos las declaratorias que se han hecho. Estas son solo algunas de ellas:

  • 1978: Declarada Parque Nacional.
  • 1997: La UNESCO la declaró Patrimonio Natural de la Humanidad.
  • 1998: Declarada Humedal de Importancia Internacional bajo la convención de Ramsar de 1991.
  • 2002: Declarada Patrimonio Histórico Arquitectónico debido al valor histórico y cultural que posee la isla, esto por la llegada y estancia de distintos grupos provenientes de varias partes y con diversos propósitos desde el siglo XVIII. Quien visite este paraíso podrá observar inscripciones históricas en las piedras de las bahías Chatham y Wafer.
  • 2008: Fue candidata la Siete Maravillas Naturales del Mundo.

La Isla del Coco tiene en su superficie gran variedad de especies de plantas, hongos, insectos, aves, entre otros. Además, está habitada por venados y cerdos traídos por los piratas y balleneros para su subsistencia. De hecho, estos animales se han adaptado tan bien al clima y ambiente que son considerados especies endémicas.

Bajo el agua tiene 57 tipos de crustáceos, 600 de moluscos, 250 especies de peces, tortugas, entre otros. Dentro de la inmensa cantidad de vida que podremos encontrar tenemos mantarrayas, tortugas verdes y cientos de especies de peces tropicales y tiburones de varias especies como lo son el tigre, aleta blanca, martillo y si la suerte nos favorece veremos el increíble tiburón ballena. Es común ver grandes formaciones de corales, esponjas y gorgonias. Tiene un grado deslumbrante de biodiversidad.

La “Isla del Tesoro”

Esta isla, excepto por los guardaparques, se encuentra deshabitada. Sin embargo, cuenta con frecuencia con la visita de biólogos, científicos e investigadores marinos. Puede ser catalogada como un laboratorio natural ideal para realizar investigaciones sobre la evolución de las especies y la monitorización del ambiente a largo plazo.

Posee una altísima pluviosidad y entra en la categoría de bosque nuboso. Se han contado más de 2000 cataratas en eventos lluviosos intensos.

Existen teorías sobre la existencia de tesoros enterrados en la Isla del Coco, pues fue refugio de piratas que asaltaban embarcaciones en el pacífico. Se han realizado cientos de infructuosas expediciones tratando de dar con esos tesoros. De hecho, se dice que en algún momento hubo un lago que fue drenado en busca de los famosos tesoros y que de ahí viene la alegoría de que “esta isla tiene tanta agua por dentro como un coco”.

El SINAC vela por su bienestar de manera que controla la actividad turística y la pesca ilegal bajo estrictas medidas que causen el menor impacto ambiental.  Además, cuenta con programas de investigación y monitoreo para vigilar el cumplimiento de las leyes de conservación de los recursos naturales y protección del ambiente. Gracias a esta institución estatal, la Isla del Coco es uno de los lugares menos manipulados por el hombre en el mundo. Su diversidad biológica singular la ha convertido en todo un laboratorio natural.

Los arrecifes de coral son muy valiosos pues el 25% de la vida marina depende de ellos en alguna etapa de su vida. Un coral puede sufrir blanqueamiento debido al estrés que produce la expulsión o muerte de su protozoo (estos son organismos microscópicos que habitan en ellos). Los arrecifes de coral de la Isla del Coco han tenido períodos de blanqueamiento que han causado que un gran porcentaje muera. Por ejemplo, el Fenómeno del Niño en 1982 – 1983 causó que solo quedara vivo un 3.5%.  Por suerte hay una gran recuperación coralina después de periodos de blanqueamiento.

Gracias a las medidas que el SINAR ha tomado los corales se encuentran en un excelente estado lo cual hace un buen balance en la cadena trófica. Es importante recalcar que en los arrecifes coralinos de la isla se han encontrado muchas de sus especies endémicas.

Detalles Simpáticos Asociados a la Isla

  • La Isla Desierta: Se dice que para este libro su escritor Daniel Defoe se inspiró en la Isla del Coco para describir la isla en la que vivió Robinson Crusoe. Sin embargo, la ubicó frente a la costa de Venezuela (Caribe).
  • La película La Isla de los Tiburones se inspiró en esta isla para su producción.
  • La película Parque Jurásico se lleva a cabo en la Isla Nubar, que supuestamente pertenece a Costa Rica. Curiosamente el videojuego Jurassic Park: Trespasser si usa la topografía de la Isla del Coco.
  • La novela La Caída del Águila del escritor costarricense Carlos Gagini utiliza la isla como escenario de una gran parte de la obra.

Visitar la Isla del Coco

A nivel turístico el principal atractivo de la isla es el buceo. Las empresas que realizan giras de buceo en nuestro país tienen un plan perfectamente elaborado para el disfrute con todas las medidas de seguridad y siempre cuidando el fondo marino y sus especies.

Después de unas 36 horas de travesía saliendo de Puntarenas se llegará al ansiado destino. Ahí vivirán siete días con tres buceos diarios, excelente cocina gourmet adecuada incluso a dietas especiales como celíaca o vegetariana. Serán tratados como reyes a bordo y bajo el agua tendrán un guía especializado en la zona que los llevará a los lugares más hermosos de manera segura.

Aunque la mayoría de las visitas turísticas provienen del extranjero los costarricenses deberíamos de darnos la oportunidad de ir a conocer este paraíso a quien Jacques Cousteau denominó en 1984 como “La isla más bonita del mundo”.

Si deseas conocer este paraíso y/o aprovechar para bucear en sus aguas, contáctanos para adecuarte un plan de viaje.

Compartir

No hay comentarios

Comentarios hasta la fecha.

Mundo Acuático también organiza giras de buceo en hermosos rincones de Costa Rica, México, Panamá Nicaragua y Honduras.